jueves, 22 de octubre de 2015

Masa de pizza {de Peter Reinhart}

¡Buenos días! ¿Se acuerdan que la semana pasada hacía un calor horrible? Pues para qué me habré quejado...lleva dos días diluviando y como por aquí no estamos acostumbrados a la tromba que ha caído se ha inundado todo. Lo peor de todo es que los responsables no aprenderán y cuando vuelva a llover se volverá a inundar, en fin...volvamos a lo que nos interesa, la receta de hoy.
Seguimos amasando para no variar. Hoy les traigo la receta que suelo hacer cuando nos apetece pizza para comer. Es una receta que no falla. Se trata de una masa que dejo muy fina y queda supercrujiente. No es la típica masa de pizza gordita y esponjosa, así que si a ti te gusta este tipo de pizza, ésta no es tu receta (ya hice una así hace un tiempo , masa de pizza de sémola).

Masa de pizza


Además es una receta práctica, tal y como a mí me gustan; como salen unas 6 pizzas cuando la hago congelo las otras 5 para otro día. El día que las quiero comer, las saco por la mañana del congelador y están como recién hechas. ¿A qué eso de ahorrar trabajo nos gusta a tod@s? Les dejo con la receta, espero que les guste.

Masa de pizza


https://drive.google.com/file/d/0Bzzg8N7V8xqwd012NGh0RVVjNTg/editMASA DE PIZZA



Para seis masas de pizza de 170 gramos
 
INGREDIENTES:
    • 4 1/2 tazas (585 g) de harina de panadería o de uso común
    • 2 1/2 cucharadita (12,5 g) de sal
    • 1 cucharadita (3 g) de levadura instantánea de panadería
    • 1/4 taza (60 ml) de aceite de oliva virgen extra
    • 1 1/2 taza, 2 cucharadas y 2 cucharaditas (400 ml) de agua helada (4ºC)
    • Sémola fina o harina de maíz, para espolvorear

      PREPARACIÓN:
      1. Mezclamos la harina, la sal y la levadura en un bol. Incorporamos el aceite y el agua fría, removiendo con el accesorio de palas, hasta que se absorba toda la harina. Cambiamos al accesorio amasador, y mezclamos a velocidad media de 5 a 7 minutos, o el tiempo necesario para obtener una masa suave, elástica y pegajosa. La masa debe separarse de los lados del cuenco, pero debe seguir pegándose al fondo. 
      2. Espolvoreamos la superficie de trabajo con harina y echamos la masa encima. Preparamos una bandeja de horno forrándola con papel de horno y rociándola con un poco de aceite. Con una espátula de pan, cortamos la masa en 6 trozos iguales. Espolvoreamos harina sobre la masa. Nos enharinamos las manos y formamos bolas con cada trozo de masa. Colocamos las bolas sobre la bandeja de horno. Las rociamos con un poco de aceite y tapamos la bandeja con papel de film.
      3. Metemos la bandeja en la nevera y dejamos que repose toda la noche, o hasta tres días. 
      4. El día que queramos hacer la pizza, sacamos la bola de la nevera dos horas antes de la elaboración. Espolvoreamos la superficie de trabajo con harina. Colocamos la bola sobre la superficie, echamos un poco más de harina y nos enharinamos las manos. Presionamos suavemente la masa hasta obtener un disco de un grosor aproximado de un centímetro y de unos 13 cm de diámetro. Espolvoreamos la masa con harina, la volvemos a rociar con aceite y la cubrimos con film de cocina. La dejamos descansar durante dos horas.
      5. Antes de hornear la pizza, colocamos una piedra de hornear en la base del horno o en la rejilla situada en el tercio inferior del horno. Precalentamos el horno a la máxima temperatura. Si no tenemos piedra de hornear, podemos utilizar el dorso de una bandeja de horno, pero no la precalientes. Yo utilizo el plato crisp de mi horno-microondas, que me da muy buenos resultados.
      6. Enharinamos una pala o el dorso de una bandeja de horno con sémola fina o harina de maíz. Hacemos la pizza. Para ello nos enharinamos las manos y le damos forma a nuestra pizza. Nos podemos ayudar de un rodillo. Si vemos que la masa se encoge, la dejamos reposar 5 minutos para que el gluten se relaje y volvemos a intentarlo.
      7. Cuando la masa ya esté estirada (entre 22 y 30 cm), la ponemos sobre la pala o bandeja asegurándonos que está bien enharinada para que la masa resbale. La cubrimos con un poco de pasatta y con los ingredientes que quieras, sin olvidarte del queso. 
      8. Deslizamos la pizza sobre la piedra o la horneamos directamente en la bandeja y cerramos el horno. Horneamos durante 10-15 minutos.
      9. Retiramos la pizza del horno y servimos.
       NOTAS:
      * Podemos guardar esta masa en el congelador hasta 3 meses. Para ello, metemos las bolas en un cuenco con unas cucharadas de aceite, le damos vueltas y las metemos en bolsas diferentes. El día antes de hacer la pizza, sacamos la bola del congelador y la ponemos en la nevera.

      Receta adaptada: "El aprendiz de Panadero" - Peter Reinhart

      Una de las pizzas que suelo hacer mucho en casa, es la sencilla Pizza Margarita, que para mí es una de las mejores porque no le quita el protagonismo a la masa, que en este caso está buenísima.

      Pizza margarita

      Para hacer la Pizza Margarita, he utilizado 3-4 cucharadas de passata, 1 mozzarella de búfala (puede ser mozzarella normal, pero se nota bastante el sabor de una a otra), y un poco de albahaca. La horneamos y cuando vayamos a servirla le echamos un buen chorrito de aceite de oliva virgen extra. ¡Deliciosa! Ya me contarán...

      Pizza margarita
      Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...