sábado, 31 de octubre de 2015

Cinnamon Rolls {Rollos de canela}

¡Buenos días! ¿Qué tal la semana? ¿Se han ido de puente? Nosotros no, es más, el jefe hoy está trabajando. Para disfrutar de estos días de descanso no  siempre por qué salir de viaje. Muchas veces con un simple paseo por la playa (que no está lejos), ir al parque con la peque o simplemente meterse en la cocina a cocinar algo tan rico como lo que les traigo hoy es suficiente. La receta de hoy es Cinnamon Rolls o Rollos de canela (si lo queremos en español).


Es una receta un poco más laboriosa que las que suelo publicar. A pesar de ello no es nada complicada y  vale la pena. Es estupenda, primero el aroma que dejan los rollos a la hora de hornearlos y segundo lo rico que están (que al fin y al cabo es lo importante ¿no?). Eso sí, nos tiene que gustar la canela, porque a canela sí que saben. A mí personalmente me encantan.


Además los podemos guardar en un recipiente hermético y dura unos días. Y si no, también podemos congelarlos y sacarlos cuando nos apetezcan. No duden en hacerlos, ya verán como repiten. Les dejo con la receta.


https://drive.google.com/file/d/0Bzzg8N7V8xqwd012NGh0RVVjNTg/editCINNAMON  ROLLS

Para 12 rollos de canela

INGREDIENTES:
    PARA LA MASA:
    • 7 cucharadas y 1/2 cucharadita (90 g) de azúcar
    • 1 y 1/2 cucharadita (7,5 g) de sal
    • 5 cucharadas y 1 cucharadita (90 g) de mantequilla sin sal, a temperatura ambiente
    • 1 huevo tamaño L, ligeramente batido
    • 1 cucharadita de ralladura de limón
    • 3 1/2 (450 g) de harina de panadería o de uso común
    • 2 cucharaditas (6 g) de levadura instantánea de panadería
    • 1 1/2 (300 ml) de leche, a temperatura ambiente
    PARA EL RELLENO: 
    • 6 1/2 cucharada (82 g) de azúcar 
    • 1 1/2 cucharada de canela molida
    PARA EL GLASEADO:
    • 2 tazas (260 g) de azúcar glas
    • 1/4 taza (60 ml) de leche tibia
    • Unas gotas de aroma de limón

      PREPARACIÓN:
        1. Amalgamamos el azúcar, la sal y la mantequilla a velocidad media en un robot de cocina con el accesorio de palas. Incorporamos el huevo y la ralladura de limón y removemos hasta que quede bien mezclado. 
        2. Añadimos la harina, la levadura y la leche. Mezclamos a velocidad lenta hasta que la masa forme una bola. Cambiamos al accesorio de amasar y aumentamos la velocidad hasta un nivel medio. Amasamos unos 10 minutos, o hasta que quede una masa sedosa y fina, adherente pero no pegajosa. 
        3. Engrasamos ligeramente un bol con aceite y ponemos la masa, dándole vueltas para que quede completamente engrasada. Tapamos el cuenco con film de cocina.
        4. Dejamos fermentar a temperatura ambiente unas dos horas, o hasta que la masa haya doblado su tamaño.
        5. Rociamos la superficie de trabajo con un pulverizador de aceite y colocamos la masa encima. 
        6. Estiramos la masa con un rodillo, enharinando previamente la masa por encima para que no se pegue el rodillo. Formamos un rectángulo de 1,5 cm de grosor y de unos 45x22 cm. No presionamos mucho el rodillo, para que no nos salgan unos bollos duros y correosos. 
        7. Espolvoreamos el azúcar mezclado con la canela sobre la superficie de la masa, y la enrollamos por la parte más larga. Con la junta hacia abajo, cortamos la masa en 12 trozos iguales.
        8. Colocamos los rollos sobre una bandeja de horno forrada con papel de horno, dejando una separación de algo más de 1 cm entre cada uno de ellos. 
        9. Dejamos reposar 90 minutos a temperatura ambiente, o hasta que los bollos se toquen y hayan doblado su tamaño. 
        10. Precalentamos el horno a 175ºC. Horneamos durante 20-30 minutos, o hasta que estén dorados.
        11. Sacamos los rollos de canela del horno y los dejamos enfriar en la bandeja unos 10 minutos.
        12. Mientras hacemos el glaseado. Para ello, echamos el azúcar glas en un bol y añadimos el extracto de limón y la leche poco a poco, batiendo hasta que se disuelva todo el azúcar. Debemos añadir la leche lentamente hasta obtener una pasta espesa y homogénea (no tenemos que utilizar toda la leche si no es necesario).
        13. Echamos la cobertura sobre los cinnamon rolls mientras estén templados, pero no calientes. 
        14. Los sacamos de la bandeja y los dejamos enfriar sobre una rejilla. 
        15. Servimos.

      Receta adaptada: "El aprendiz de Panadero" - Peter Reinhart

      Si no nos gusta la canela, por supuesto que podemos cambiar el relleno y por ejemplo podemos utilizar crema de cacao, o una mezcla de frutos secos, o lo que se nos ocurra. Como siempre digo, hay que adaptar las recetas a nuestros gustos. En cuanto a la cobertura, por supuesto podemos prescindir de ella, pero sí es cierto que le aporta cierta gracia a nuestros rollos. También podemos sustituirla por caramelo u otra cobertura. 



      ¡Hasta la próxima!
      Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...